POLITICA MINERA

INDICADORES ECONOMICOS:
  • DOLAR: $990
  • EURO: $1020
  • COBRE: $350
  • UF: $56713
  • UTM: $23002
  • IPC: $4200
Tras 12 años de los 33 mineros.

04 August 2022

El derrumbe ocurrido en la mina San José, presenta un antes y después en la seguridad minera en las faenas mineras del país.

El día jueves 5 de agosto del año 2010 alrededor de las 14:30, ocurrió el derrumbe más estremecedor para 33 vidas que bajo los cerca de 720 metros de profundidad veían su vida en peligro.

El accidente se dio a conocer alrededor de las 19:30 hrs por el propietario del yacimiento, quien manifestó lo que había ocurrido en las entrañas de la tierra, donde el despliegue de autoridades de gobierno y equipos especializados en rescate comenzaron con las propias maniobras de ayuda para poder rescatar lo más pronto a los 33 mineros que se encontraban en un ambiente cercano a los 39° y a una humedad que superaba el 90%.

Los propios mineros en el refugio dictaminaron un plan de escape que luego fue desechado, puesto que la roca que cubría la salida tenía una dimensión cercana a 200 metros de largo en vertical y 120 metros de ancho y una profundidad de 25 metros, por lo que una roca cercana a las 800.000 toneladas mantenía incapacitados a los trabajadores de huir del refugio.

En este entonces el ingeniero Miguel Fortt llego como voluntario a la mina, ya que con sus conocimientos se refirió a una “acción geomecánica de magnitudes mayores, en donde el efecto pistón fue el que obturo las rampas y ello paso a llevar el segundo bloque que fue el que se quedó en equilibrio mientras que cayó el primero, puesto que luego de caer el segundo bloque por su actividad dinámica, se estabiliza en nivel 190 de explotación”.

La llegada de equipos de especialistas en sondajes y el propio desembolso del gobierno de Sebastián Piñera, pudo por medio de días y semana revertir el error que tenía los propios sondajes, puesto que una fórmula creada por el equipo de trabajo logro minimizar el error de desvío que se provocaba en la compacta roca del yacimiento. Ello condujo a que los mineros lograran pintar la barra de sondaje y enviar por medio de una hoja de cuaderno una nota que decía “ESTAMOS BIEN EN EL REFUGIO LOS 33”, lo que logro que todo un país llorase de felicidad de poder saber que los 33 mineros estaban vivos.

El propio rescate contuvo 3 planes que requieran de un esfuerzo de día y de noche, puesto que la salud de los trabajadores se encontraba en muy mal estado. El sondaje que logro llegar al refugio fue aquel que sirvió de guía para su ensanche y lograr con ello que la tan conocida cápsula “FENIX”, permitiese de transporte óptimo del rescate de los mineros.

Tras diferentes pruebas y ensayos se logró bajar al primero de los tres rescatistas que ayudarían en tamaña hazaña y que tras largas horas de incertidumbre, trajese a los 33 mineros desde el interior del refugio a la propia superficie de la tierra.

La historia no solo conmovió a un país que sufría por ver 33 hombres que luchaban por sus vidas, sino que capto la atención internacional que persistía en el campamento “Esperanza” en busca de respuestas ante lo sucedido y que esperamos que jamás vuelva a ocurrir en ninguna faena minera del país y del mundo.